conejo-blanco

-¿Están en la letra del acusado? -preguntó otro de los miembros del jurado.

-No, no lo están -dijo el Conejo Blanco-, y esto es lo más extraño de todo este asunto.

(Todos los miembros del jurado quedaron perplejos).

-Debe de haber imitado la letra de otra persona -dijo el Rey.

(Todos los miembros del jurado respiraron con alivio).

-Con la venia de Su Majestad -dijo el Valet-, yo no he escrito este papel, y nadie puede probar que lo haya hecho, porque no hay ninguna firma al final del escrito.

(Lewis Carrol, Alicia en el País de las Maravillas)

 

Para resolver este tipo de asuntos, en los que se está cuestionando la autoría de un manuscrito, es papel relevante el que juega el perito calígrafo. A veces un manuscrito cuestionado (o dubitado) puede ser una prueba entre otras para esclarecer un caso ante los tribunales, pero muchas veces ese manuscrito es una prueba única y absolutamente relevante.

La Pericia caligráfica es ese conjunto de técnicas grafológicas destinadas a esclarecer la autoría o no de manuscritos.

El perito calígrafo es el profesional que apoya al juez, aportando los conocimientos técnicos y específicos de su materia, y que el juez no tiene por qué conocer. El perito es un profesional objetivo e imparcial que sirve así de soporte a la administración de Justicia.

Los casos más comunes en que interviene el perito calígrafo son, por ejemplo, la determinación de autoría de manuscritos cuando ésta se desconoce; la demostración de autoría de un escrito, cuando ésta se conoce pero se cuestiona; esclarecimiento de autoría en textos anónimos, testamentos ológrafos, análisis de documentos históricos donde se cuestiona o desconoce el autor, etc. Los casos más frecuentes son falsificaciones de firmas (contratos, documentos bancarios, finiquitos, etc)

Para realizar sus funciones, el perito va a necesitar de un cotejo profundo y minucioso de los documentos aportados a examen y que han de ser, necesariamente, un documento dubitado (el que se duda de su autoría) y uno o varios documentos indubitados (de naturaleza y autoría incuestionable).

El examen pericial caligráfico y, algunas veces también grafológico, se basa en que la escritura es un gesto personalísimo e inimitable, un gesto reflejo de nuestro carácter y temperamento, totalmente genuino en movimiento y forma y, por tanto, imposible de falsear conscientemente.

pericia

El perito calígrafo es un “detective de la escritura”. Rastrea los manuscritos con dedicación y destreza, con el fin de detectar similitudes o diferencias entre los mismos, que puedan delatar al supuesto falsificador, o señalar a una determinada mano autora. Esta labor se verá reflejada en el informe pericial caligráfico, que podrá o no ser llamado a defenderse y exponerse en el juicio.

Amparado por las leyes y por el procedimiento judicial, el perito actúa bajo juramento y promesa de objetividad y lealtad a su saber y entender, a sus conocimientos en esa materia específica. Nunca actúa como acusación o defensa, sino como técnico objetivo e imparcial, en su labor de soporte a la Justicia.

 

Sandra Mª Cerro

Grafóloga y Perito calígrafo

www.sandracerro.com

 

¿TE GUSTARÍA TRABAJAR COMO PERITO CALÍGRAFO JUDICIAL?

perito-caligrafo

Pincha sobre la imagen para ver información sobre este curso

CURSO EXPERTO EN PERICIA CALIGRAFICA JUDICIAL

Modalidad semipresencial: Campus virtual + Prácticas presenciales

Próxima convocatoria: Enero 2019 ¡¡Plazas limitadas!!

Duración: de enero a junio 2019. Carga lectiva: 200 horas

Diploma acreditativo que te capacita para ejercer profesionalmente como perito calígrafo ante los Tribunales de justicia

Solicita el Programa y el formulario de inscripción escribiendo a sandra@sandracerro.com, o a través del formulario web

Curso Experto en Pericia caligráfica