Estados Unidos ha elegido abandonar el legado de un liderazgo conciliador para dar paso a un estilo de liderazgo autoritario, de tipo coercitivo. En este breve artículo, pretendo realizar una comparativa, desde el análisis grafológico de  Barack Obama y de Donald Trump, en cuanto a diferencias de temperamento y centrando además el enfoque en el estilo de liderazgo.

Si observamos la caligrafía del presidente saliente, Barack Obama, encontramos una escritura de formas mixtas, que nos muestra un temperamento seguro, maduro y firme, pero afectuoso y taimado. La apertura de “m” y “n” en guirnalda, el tamaño normal de la escritura, la cohesión agrupada interletras y las palabras extendidas, nos hablan de expansión, sociabilidad, empatía, habilidades para conectar con los demás y de comunicación. Observamos presencia de ligados altos y originales (especialmente en la “t”), acompañando a una velocidad ágil en el escrito, que desvelan poderosa inteligencia lógica en el escribiente. La inclinación vertical, manteniendo los 90º, pero con vibración, nos habla de equilibrio, prudencia en la toma de decisiones, estabilidad emocional y capacidad de autocontrol. La dirección horizontal flexible del renglón, en un conjunto ordenado, sin choques interlineas, nos habla de buena capacidad de adaptación al medio, sentido ético y respeto hacia el prójimo. La guinda al pastel del liderazgo la marca la “t” con barra a una altura media, que nos habla de dotes de mando comedidas, lo que sumado a los rasgos anteriores, nos habla de un líder conciliador e inspirador, más realizador y autoafirmador, más social que autoritario, que ejerce el liderazgo desde la moderación y el equilibrio.

Barack Obama grafología

El líder que representa Donald Trump es, por el contrario, el clásico líder dictatorial de tipo coercitivo. Es el líder del yo ordeno y yo mando, más autoafirmador que realizador, que demanda ser el centro de atenciones, y que requiere obediencia inmediata y sumisión por parte de sus subordinados. Para este tipo de líder las únicas opiniones y soluciones válidas son las suyas, y no escucha ni toma en cuenta la opinión del resto. Es el liderazgo del poder, que se ejerce desde la cúspide de la pirámide, que lidera desde el miedo.

Una característica clave en la escritura de los líderes autoritarios es la profusión de ángulos, que remarca el temperamento fuerte y además inflexible. Si se suma la presión firme con trazos verticales muy marcados, indica autoafirmación, vara de mando, ejercicio del poder desde la cúspide. Los rasgos finales horizontales acerados o en forma de maza,  la barra de la “t” alta, hacia arriba, o con forma de “sable”, son gestos gráficos de autoridad imperativa, tajante, cortante e intransigente, que no admite réplica alguna.

Además de estos rasgos que definen al líder autoritario, en la escritura de Donald Trump encontramos también otros rasgos singulares de personalidad invasiva, con un carisma apabullante pero cruelmente mordaz, con golpes de genio estrepitosos e incluso maldad, sin que podamos descartar tendencias agresivas. Su escritura grande con mayúsculas poderosas, junto a la marcada presión del escrito, nos muestra a una persona que se deja ver allá por donde pasa, y a la que le gusta ser vista y admirada, que deja firme huella y nunca pasa desapercibida su presencia.

En la muestra se observa un rasgo en zigzag – en la “B” de “Best”, rasgo tipo de carácter irascible y propenso a estallar como una estruendosa tormenta. Pero la grafía de la firma es la que lanza todo el impacto sobre nuestro análisis, al reflejar, como una auténtica carga de artillería, con ángulos profundos, “dientes de sierra”, finales de letra en forma de maza, e impetuosa presión, todo el  temperamento duro, inflexible, tremendamente frío e incluso agresivo, del nuevo presidente de los Estados Unidos.

Donald Trump grafología

Como apunte, ciertamente revelador, para completar el análisis, no puedo menos que aportar una comparativa de la escritura de Trump con la de uno de los líderes nazis, a los que ya dediqué otro artículo: Heinrich Himmler. Apenas hay que hacer comentarios, grafológicos o no, para entender esta de por sí elocuente imagen:

Donald Trump Heinrich Himmler

Sandra Mª Cerro

Grafóloga y Perito calígrafo

sandracerro.com

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies