La capacidad de adaptación es la facilidad para aceptar y acomodarse, de una forma rápida y eficiente, a las diferentes situaciones, cambios organizacionales y eventos sorpresivos que pueden acontecer, en un momento dado.

Buena capacidad de adaptación al entorno y a los cambios

La capacidad de adaptación hace referencia a la flexibilidad para incorporarse a un determinado entorno y al modo en que la persona logra hacerlo suyo en poco tiempo.

Las personas fácilmente adaptables son personas que aceptan y se amoldan bien las situaciones y personas nuevas, y también los cambios. No nos referimos aquí a las personas vulnerables y maleables, ni tampoco a personas conformistas, sino a aquellas que, dentro de todo lo que conlleva una dinámica laboral o un entorno profesional cambiante, mantienen una mentalidad abierta y no tienen dificultad para aceptar y adaptarse enseguida a las situaciones novedosas, a compañeros nuevos o a los cambios.

En el siguiente video, explico cuáles son los principales rasgos de escritura que revelan una buena adaptabilidad al entorno, a las compañías y a los cambios:

YouTube video

En definitiva, las personas adaptables y flexibles son más amables y tolerantes con lo que son mucho más aptas para trabajar en equipo. La adaptabilidad también favorece la capacidad de resistencia al estrés, ya que, si somos capaces de amoldarnos a los cambios, ya tenemos una parte del camino andado y podremos ser mucho más resolutivos cuando surjan adversidades o presiones en el entorno laboral.

¿Cómo reconocer la capacidad de adaptación en la escritura?

La escritura de las personas con buena capacidad de adaptación es, ante todo, flexible. Tiene predominio de curvas, ya que la curva es más moldeable y adaptable que el ángulo. Éste, por el contrario, refleja intransigencia e inflexibilidad ente los cambios o situaciones nuevas. La adaptabilidad también se va a manifestar en la inclinación vibrante o dextrógira y en el renglón de base flexible.

Las palabras extendidas también nos hablan de personas que van «como Pedro por su casa» por la vida, que se acoplan bien a lo que venga y que saben ajustarse a los cambios sin oposición.

El cuerpo central rebajado nos habla de humildad, de personas que saben aceptar, que no muestran oposición sino aceptación ante situaciones u opiniones con las que no están del todo conformes. Son personas empáticas, que saben ponerse en el lugar del otro y no intentan imponer sus criterios. Estas personas son lógicamente más adaptables que las personas orgullosas, reactivas o los llamados «anti-jefes» que muestran actitudes rebeldes y de oposición a todo lo que les contraría.

Las personas adaptables que además tienen buena capacidad de resiliencia, además de aceptar y amoldarse, saben mostrarse proactivas y aportar toques de innovación. Saben convertir una situación difícil, un cambio sorpresivo o un evento inesperado en una oportunidad para crecer personal y profesionalmente. Sabrán sumar, por tanto, a los rasgos gráficos de la buena adaptación, toques originales de creatividad, innovación y originalidad.

 

Sandra Mª Cerro – Grafóloga y perito calígrafo

¿Te gustaría ser grafólogo profesional?

Date una vuelta por la sección Cursos de esta web ¡¡descubrirás un montón de posibilidades!!

cursos de grafología
 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies