Para poder entender cómo se realiza un proceso de selección utilizando la técnica grafológica, debemos abordar primero el concepto de Profesiograma grafológico.

El profesiograma grafológico constituye el modelo fundamental para el diseño de un perfil laboral. Consiste en la elaboración de un patrón concreto, detallado y exhaustivo de las características del puesto que se pretende cubrir, y traducirlo en todos y cada uno de los items grafológicos, que la escritura de los candidatos optantes al puesto debe reflejar. En palabras simples, se trata de traducir los requisitos exigibles a un candidato en ítems grafológicos, es decir, a los rasgos concretos de escritura que los definen y reflejan.

La gran ventaja de este método es que solamente van a pasar el filtro del proceso de selección, aquellos candidatos cuyos rasgos de escritura se ajusten exactamente a las características del puesto que se solicita, y no otros.

Para elaborar el profesiograma, el grafólogo encargado del diseño y posterior proceso de evaluación del perfil siempre tendrá que tener claros una serie de parámetros:

profesiograma grafológico

En relación a la empresa o compañía

– Tipo de empresa: categoría y sector de actividad.

– Política de empresa:

– Clima laboral

– Número de trabajadores

– Estructura jerárquica ó detalles básicos del organigrama.

En relación al puesto de trabajo

– Tipo de puesto que se pretende analizar (en caso de un estudio de orientación profesional o un proceso de selección de candidatos):

  • Grado jerárquico: directivo o subordinado
  • Grado de responsabilidad: alto, medio o bajo.
  • Número de personas al cargo.
  • Tipo de jornada laboral.

– Funciones desempeñadas o a desempeñar en el puesto: tareas y roles.

– Competencias generales requeridas para el puesto que se va a estudiar o reclutar.

– Competencias específicas requeridas para el puesto que se va a estudiar o reclutar.

– Competencias no requeridas pero sí valoradas para el puesto.

En relación al empleado o candidato al puesto

– Datos de identidad: nombre y apellidos.

– Edad.

– Nacionalidad.

– Nivel de estudios.

– Mano adiestrada.

– Tipo de talento.

– Perfil técnico: formación, habilidades y destrezas, años de experiencia.

– Grado de versatilidad.

– Nivel de integridad y estabilidad.

– Motivación y escala de valores.

– Puntos fuertes y puntos débiles.

– Nivel de adaptación a las competencias específicas y a las competencias valoradas para el puesto concreto.

Es decir, se trata de convertir un diseño profesional y psicológico en un diseño grafológico.

De esta forma, se van a vincular, con precisión y una estructura coherente y concisa, las necesidades concretas del puesto que se analiza con el candidato o trabajador en cuestión, ya sea para comenzar un proceso de reclutamiento, o bien para cubrir una vacante en un proceso de selección, para realizar estudios de orientación profesional o motivación laboral a nivel interno, o para diseñar un equipo de trabajo para un proyecto concreto.

Ni que decir tiene que, tanto el diseño del profesiograma, como el análisis y valoración posterior de las escrituras de los candidatos postulantes al puesto de trabajo, han de ser realizados por un grafólogo experto, dado el alto grado de responsabilidad que requiere toda intervención en un proceso de reclutamiento y selección de Recursos Humanos.

Sandra Mª Cerro

Grafóloga y perito calígrafo

sandracerro.com

Aprende a realizar procesos de selección de RRHH por Grafología, en nuestro nuevo Curso Experto Universitario en Grafología Empresarial – Título propio de la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA):

curso UDIMA