La escritura de Frida Kahlo es uno de los mejores ejemplos de grafología emocional que podemos encontrar. Descubre cómo plasma en su escritura su dolor y su sufrimiento al igual que en sus cuadros.