De la escritura manuscrita a la tipografía de imprenta, y desde la imprenta a la escritura actual a ordenador, la grafología acompaña a cada tipo de escritura y, con ella, a la personalidad y al estilo propio de aquel que la ejecuta.